II.Regulación del crecimiento celular normal

II.1. Receptores de la superficie celular

El crecimiento celular comienza por la unión de un producto de señalización, un factor de crecimiento, a un receptor específico. Las proteínas del receptor pueden estar situadas en la superficie de la célula diana o encontrarse en el citoplasma o en el núcleo. El receptor posee especificidad para unirse a determinados ligandos, y el complejo receptor-ligando desencadena una respuesta celular.

En la superficie celular hay tres tipos de receptores importantes para el crecimiento celular (Fig. 4-4) y al unirse al ligando emiten señales hacia el núcleo por distintas vías. Los principales tipos de receptores son:

Receptores con actividad intrínseca cinasa. Tiene una región extracelular para la unión al ligando, una región a cada lado de la membrana y una región citosólica que puede tener actividad tirosina cinasa o, con menos frecuencia, serina/treonina. La mayoría de los factores de crecimiento (EGF, FGF, PDGF) tienen receptores tirosina quinasa. La unión con un factor de crecimiento hace que el receptor se dimerice y autofosforile los residuos de tirosina. La autofosforilación del receptor da lugar a la aparición de sitios capaces de unirse a una serie de proteínas citosólicas con regiones src de homología 2 (SH2), que van reuniéndose con los residuos de tirosina fosforilada en el lugar ocupado por el receptor activado. Esas proteínas citosólicas son:

 

proteínas adaptadoras que conectan al receptor con la vía de señalización ras

 

componentes de la vía de la fosfoinosítido-3-cinasa (cinasa de PI-3)

 

la fosfolipasa C-y de la vía de la proteína cinasa C

 

los miembros de la familia src de las tirosina cinasas (Fig. 4-5)

 

Estos cuatro sistemas generan una cascada de respuestas que obligan a la célula a incorporarse a la fase S del ciclo celular.

Receptores sin actividad catalítica intrínseca. Tienen una porción extracelular de unión al ligando; una sola región que atraviesa la membrana; y una porción citosólica que se asocia directamente y activa a una o más tirosina cinasas de las proteínas del citosol, las cuales, a su vez, fosforilizan al receptor (Fig. 4-4). Los receptores de muchas citocinas pertenecen a esta clase y por eso se habla de superfamilia de receptores de las citocinas.

Receptores ligados a proteínas G. Todos los receptores ligados a las proteínas G tienen siete unidades que atraviesan la membrana. No están directamente vinculados con la regulación del crecimiento celular. A este tipo pertenecen los receptores de quimiocinas inflamatorias y de ciertas hormonas (adrenalina y glucagón). Al unirse al ligando, se activa una señal que se transmite al complejo de las proteínas G que, a su vez, activa a un sistema efector que produce segundos mensajeros intracelulares(Fig. 4-6).

 

Tipos de receptores de la superficie celular y vías de transmisión de la señal