Adeno-Amigdalectomía

La extirpación de las amígdalas palatinas se indica en casos de infecciones recidivantes documentadas con placas de pus, fiebre y adenopatías en número de siete o más
en el último año, o cinco episodios /año en los dos últimos años, o tres episodios al año en los últimos tres años. Absceso amigdalino y obstrucción grave de la vía aérea en orofaringe y neoplasia.

Se realiza por vía endobucal, con anestesia general, aunque se puede realizar en régimen de CMA. La técnica es por disección siendo más difícil después de un absceso. Durante el mismo tiempo quirúrgico se suele realizar adenoidectomía que es el legrado de las vegetaciones adenoideas.

Los cuidados postoperatorios deben atender la complicación más frecuente que es la odinofagia. Se aconseja dieta líquida-blanda fría, analgésicos y/o antiinflamatorios evitando antiagregantes plaquetarios. La complicación más importante es la hemorragia que puede ser precoz por roturas arteriales o al soltarse una ligadura por la tos. A la semana se desprenden los lechos de fibrina con sangrado que suele remitir espontáneamente. El restablecimiento es progresivo, disminuyendo la clínica de infecciones repetidas, aunque pueden presentarse faringitis con formas atípicas. En adultos es frecuente la faringitis crónica.

Amigdalectomía por disección

Adenoidectomía

Lechos de fibrina